pynchon tartar

pynchon tartar
* 7 VÍDEOS PROMOCIONALES PARA Thomas Pynchon. Un escritor sin orificios

viernes, 24 de agosto de 2012

«Los grandes momentos de un cantante», Louis-René des Fôrets




«Resulta difícil precisar a partir de qué momento el auditorio debió rendirse ante la evidencia de que el gran cantante no estaba en su mejor día y que se mostraba lamentablemente inferior a su reputación. […] Parecía que Molieri se hubiese propuesto infundir poco a poco la duda en el seno de su auditorio, después de sembrar la discordia trastornando sus juicios mediante una estudiada dosis de las mayores proezas vocales y de los errores más intolerables hasta el momento en que, pasando decididamente a una actitud de provocación y de pura rabia, daría el gran golpe que pondría unánimemente a la sala en su contra. Fue así que en el primer acto se limitó a deformar cada vez más groseramente el estilo, el carácter de su personaje, al que convertirá en un hermano gemelo de Leporello, una especia de bufón libidinoso, un pícaro ramplón y cruel, un canalla desprovisto de escrúpulos y que nunca alcanza la conciencia del pecado. […] hará que Don Juan descienda gradualmente hasta el nivel más bajo de la abyección, donde el crimen no se cubre con ninguna nobleza, ningún coraje y sólo puede inspirar asco. […] y luego cada vez más francamente va a introducir e instalar la convención dentro de lo que no era más que pura invención, adornando las arias más célebres con florituras y realizando incluso vocalizaciones que apenas se juzgarían legítimas. […] pero en las últimas escenas del Cementerio y del Convidado de Piedra, impotente para reducir una música cuya grandeza torna incorruptible, para terminar, no vacilará en usar la única arma de la que todavía dispone: desafinará, desafinará hasta hacer llorar a los sordos.»
(«Los grandes momentos de un cantante», p. 50-51, en La habitación de los niños, Louis-René des Fôrets, El cuenco de plata, Buenos Aires, 2005; traducción de Silvio Mattoni)

*«Les grands moments d'un chanteur, ultime séduction du burlador» 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada